Generalmente, cuando se produce una corrección de importancia en los mercados, y detectamos que no se ha producido por motivos económicos reales que la justifiquen, solemos recomendar que no se tomen decisiones precipitadas en las carteras. De igual manera, cuando los mercados tienen movimientos alcistas de importancia que no están justificados, también consideramos que debe actuarse con prudencia.

Actuar de una manera precipitada o impulsiva en los mercados financieros, puede ser un error importante que nos lleve a vender o comprar nuestras inversiones en el momento menos oportuno. 

Lógicamente, sabemos que es difícil saber cuándo es el momento oportuno para llevar a cabo una operativa, pero sí que podemos comentar una serie de pautas de actuación que les pueden ser útiles a la hora de invertir.

Por un lado, creemos que es importante hacer las entradas de una manera progresiva, y no comprar toda la cartera de golpe. De esta manera, nos evitamos el “cara o cruz” que puede suponer hacer toda la inversión de una vez, y se pueden aprovechar mejor los movimientos del mercado.

De igual manera, a la hora de vender, también el hacer caja de una manera progresiva nos puede ayudar a ir consolidando beneficios y a reducir paulatinamente riesgo de la cartera. Tengan en cuenta, que cuando un activo sube mucho en un corto periodo de tiempo, lo normal es que tarde o temprano sufra una corrección. Si a medida que sube se va haciendo caja de manera progresiva, cuando llegue la corrección nos permitirá asumirla con un menor riesgo, y si se da el caso, incluso se puede recuperar la inversión a mejores precios.

Es importante siempre tener una cartera acorde al riesgo que se está dispuesto a asumir. En el momento en el que no nos encontramos cómodos con la volatilidad y riesgo de la cartera, es mejor hacer ajustes y reducir el riesgo de la misma, que seguir manteniendo una inversión que nos genera verdadera inquietud.

También creemos que es fundamental ajustar las carteras al horizonte temporal de la inversión. No es lo mismo una cartera con un horizonte temporal a 6 meses que una con un horizonte temporal de 20 años.

Por otro lado, la simple pauta de comprar cuando los mercados caen, y vender cuando suben, es algo que muchos inversores realizan justo al contrario, es decir, compran cuando los mercados suben mucho y venden cuando hay caídas fuertes. Por esto es importante tener paciencia y no actuar de manera impulsiva. Esperar a los momentos oportunos puede suponer la diferencia entre tener éxito en las inversiones o que estas sean un total fracaso. 

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras