Siempre con el objetivo de obtener una rentabilidad positiva (cuanto menos por encima de la inflación vigente), resulta imprescindible que planifiquemos nuestras inversiones, de modo que consigamos llegar a la jubilación con un buen “colchón” de ahorros. No obstante, una vez llegado el momento, máxime cuando hemos logrado afianzar un cierto patrimonio (financiero, inmobiliario…), conviene empezar a pensar qué pasará con él una vez que no estemos. Así, lo más lógico es planificar y decidir cómo dejarlo en herencia, y si bien, a priori, podríamos pensar que esto consiste sólo en “repartir y listo”, en realidad resulta mucho más complejo de lo que suele suponerse.

Por ello hemos decidido escribir este artículo, siendo nuestra intención aclarar algunos aspectos de la planificación hereditaria, puesto que creemos que se hace algo más que necesario: imprescindible.

Pinche en el siguiente enlace:

PLANIFICAR LA HERENCIA EN VIDA

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras