A la hora de invertir en un fondo de inversión, es importante tener en cuenta no solo la divisa en la que compramos el fondo, si no también las divisas de los activos que compra el fondo en su cartera.

Poniendo un ejemplo, cuando compramos un fondo en euros, que invierte en renta variable americana, hemos de tener en cuenta que aunque nosotros compramos el fondo en euros, las acciones que el fondo compra estarán denominadas en dólares, por lo que la fluctuación de la divisa afectará a la rentabilidad del fondo.

De igual manera, si compramos un fondo en dólares, pero que invierta en empresas de emergentes, hemos de tener en cuenta que la divisa nos afecta en doble medida, por un lado la divisa interna del fondo, que puede ser la rupia india, el yen japones, el yuan chino… y por otro lado la divisa en la que compramos el fondo, en este caso el dólar.

Es por ello que a la hora de comprar un fondo de inversión hay diferencias entre comprar un fondo con la divisa cubierta (hedge) y con la divisa sin cubrir.

Cuando compramos un fondo con divisa cubierta, significa que los gestores del fondo cubren o protegen las fluctuaciones de la divisa interna del fondo.

En el ejemplo del fondo en euros que invierte en renta variable norteamericana, si este fondo fuera de divisa cubierta, lo que implicaría es que la fluctuación del dólar no nos afectaría en ningún caso, ya que las acciones que el fondo compra en dólares, estarían protegidas.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras