Observamos con preocupación, una tendencia en determinados inversores cautos, a comenzar a asumir más riesgos de los que deberían de asumir según sus necesidades, horizonte temporal y perfil de riesgo, debido a la complacencia actual de los mercados.

El hecho de que los mercados lleven una temporada de baja volatilidad y buen comportamiento, no implica que tarde o temprano pueda llegar una corrección de cierta relevancia. De hecho, este tipo de correcciones deben de producirse para que las bolsas puedan seguir avanzando en el largo plazo.

Para un inversor tolerante al riesgo, estas correcciones no implican ningún problema en su cartera y como tal lo aceptará, ya que está preparado para estos movimientos del mercado.

Sin embargo, para inversores cautos o conservadores, que se han subido al carro de la renta variable en busca de altas rentabilidades, una corrección puede meterles de lleno en una situación que no han vivido con anterioridad y que probablemente no sepan manejar de manera adecuada.

Es por ello, que volvemos a incidir en la necesidad de ajustar las carteras al riesgo que estemos dispuestos a asumir, y no dejarnos influenciar por el comportamientos de los mercados, para evitar “quebraderos de cabeza” futuros.

Al fin y al cabo, ya saben la teoría: rentabilidad y riesgo van asociados, y no existen rentabilidades altas sin que se asuma un riesgo proporcional.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras