La tranquilidad y baja volatilidad del mercado en los últimos meses, nos había desacostumbrado a sufrir correcciones de cierto calado en los mercados como la que estamos viendo estos días.

En artículos pasados, hemos ido advirtiendo de que esta situación de complacencia en el mercado, no nos gustaba, y de que considerábamos muy importante el no pasarse de riesgo en las carteras, para evitar que un posicionamiento por encima de lo tolerable, pudiera provocar un exceso de nerviosismo en un momento de corrección.

Aquí dos ejemplos:

https://jmgarciarolan.com/2018/01/31/la-complacencia-actual-de-los-mercados-puede-ser-peligrosa/

https://jmgarciarolan.com/2018/01/15/que-la-baja-volatilidad-no-le-lleve-a-asumir-mas-riesgo/

La importancia de que las carteras estén siempre dentro de los parámetros de riesgo tolerados, radica en que a la hora de afrontar fases de corrección en los mercados, se pueda hacer de una manera más tranquila y sin cometer los típicos errores a los que nos lleva el estar en una situación de cartera que no nos hace sentir cómodos, como pueden ser, las ventas con el mercado cayendo o el actuar a contracorriente.

Es importante, tener en cuenta, que esta corrección que está teniendo el mercado en febrero, está siendo fuerte, si tenemos en cuenta que hemos estado instalados en un mercado sin apenas volatilidad y con un marcado sesgo alcista; pero si echamos la vista atrás en el tiempo, esta corrección vuelve a meter a la mayoría de índices en zonas de soporte de medio plazo, pero no hace perder la tendencia alcista de largo plazo en la mayoría de ellos.

Es por ello, que creemos que la mejor manera de afrontar este tipo de situaciones, es manteniendo la calma, y haciendo los ajustes necesarios en la cartera, pero sin dejarse llevar por el pánico, ya que eso podría provocar la toma de malas decisiones de inversión.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras