Está a punto de finalizar un nuevo año en los mercados, y parece que ni el día de hoy ni el de mañana nos vayan a traer demasiados cambios, o lo que es lo mismo: el año está cerrado. 

La rentabilidades que en este momento lleven las carteras, serán las que décima arriba o abajo, tengan a día 31. Así pues, lo importante vuelve a ser, como cada año por estas fechas, preparar ya la estrategia para el año siguiente.

En nuestra opinión, hay tres pilares básicos en los que apoyarse de cara a configurar una buena estrategia en las carteras. En base a estos tres conceptos importantes, solemos realizar nuestros planteamientos y estamos convencidos de su funcionamiento.

    Diversificación: quizás el aspecto más importante para elaborar una estrategia. Es vital no colocar todos los huevos en una misma cesta, como dice el dicho bursátil. Cuanta mayor variedad de productos tengamos en la cartera, más reducimos nuestro riesgo global. Pero como hemos dicho en otras ocasiones, no solo se diversifica teniendo distintos activos dentro de la cartera, si no también teniendo distintos estilos de gestión, distintas zonas geográficas…

    Descorrelación: es importante también, incorporar activos en nuestras estrategias que no tengan el mismo comportamiento ante una subida o caída de los mercados, ya que de esta manera estaremos totalmente expuestos a lo que hagan los mercados. Añadir algunos activos que se comporten de una manera contraria a lo que hagan las bolsas, puede ayudarnos a que en fases de corrección de los mercados, la cartera se comporte mejor.

    Flexibilidad: cada vez con más frecuencia, el añadir productos flexibles (donde los gestores sean ágiles a la hora de hacer gestión) en la cartera, ayuda a combatir los movimientos de volatilidad de los mercados. Pero no solo eso, si no que dentro de las propias carteras, es importante actuar de una manera ágil y siempre teniendo presente el momento y ciclo de mercado, para hacer los cambios oportunos en el momento más adecuado. Configurar una cartera de inversión y  no realizar una gestión activa sobre esta, puede suponer un error muy costoso y difícil de recuperar para la rentabilidad de la cartera.

Estos tres guiones, son a nuestro parecer una pieza fundamental en la configuración y seguimiento de las carteras, y creemos que son la clave para tratar de generar rentabilidades positivas en la cartera y al mismo tiempo, reducir el riesgo en la medida de lo posible.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras