Dentro de nuestro interés por ampliar su formación financiera, habrán visto en multitud de artículos como hacemos especial hincapié en la diversificación como uno de los aspectos fundamentales para configurar una cartera de inversiones adecuada.

La fuerte caída ayer de algunas de las empresas tecnológicas más grandes del mundo, recogidas en el Nasdaq, nos motiva a volver a insistir en la diversificación de las carteras.

De todos es sabido, que el ciclo tecnológico, especialmente para las grandes compañías, ha experimentado un fuerte crecimiento en los últimos años, con un incremento de la volatilidad implícita de estas compañías, que de igual manera que en fases alcistas aportan mucha rentabilidad, también son cada vez más susceptibles a sufrir fuertes recortes.

A la hora de diversificar, logramos evitar el riesgo no sistemático, y por tanto, las correcciones inherentes a una compañía o sector concreto se pueden evitar.

Con ello queremos decir que un sector como el tecnológico, puede hacernos caer en el error de que llevados por su comportamiento en fases favorables del ciclo, asumamos más riesgo del que podemos tolerar, lo que puede provocar “sustos” innecesarios en nuestra cartera, si esta está excesivamente expuesta a dicho sector. Sin embargo, si tenemos posicionamiento a empresas tecnológicas, pero al mismo tiempo tenemos exposición a otros sectores, el mero hecho de incrementar nuestra diversificación, nos ayudará a reducir el riesgo de nuestra cartera global. 

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras