img_dduch_20151222-154735_imagenes_lv_propias_dduch_20151222-3-6-k8ib-u412733140168pad-992x558lavanguardia-web

Se acerca uno de los días más esperados del año por todos nosotros, el día del Sorteo de Navidad, al que todos llegamos, en mayor o menor medida, con varios décimos o papeletas con la esperanza de que nos toque el ansiado “Gordo”. 

Ahora bien, ¿se han planteado alguna vez, que harían si les tocara la Lotería?

Estamos seguros de que lo han pensado muchas veces, y que en su cabeza han rondado multitud de sueños por cumplir, como viajes, coches, casas… pero, ¿han pensado realmente con la cabeza? ¿o han pensado con el corazón?. 

Hay numerosos estudios, que indican, que la mayoría de personas que alguna vez han ganado la lotería, lo han perdido todo al cabo de unos pocos años.

La explicación a este fenómeno es muy fácil de entender, y tiene mucha lógica. Estas personas, en ningún momento se han parado a pensar, que un dinero que reciban, por cuantioso que sea, no deja de ser algo finito, si no genera rendimientos. 

Es decir, imaginen que les dan una botella de agua, a la cual, le hacen un agujero en la parte inferior. Esta botella, irá poco a poco vaciándose hasta quedar sin una gota, a no ser que por la parte de arriba vaya entrando más agua.

En muchos casos además, las personas que ganan la lotería, se gastan el dinero en artículos que no solo no les generan rendimientos, si no que en muchos casos, les generan más gastos. Imaginen que su ilusión siempre ha sido tener un barco. Han de ser conscientes, que un barco, no solo supone un gasto al comprarlo, si no que luego acarrea un mantenimiento, un coste por amarre…

Con esto, no estamos diciendo que no puedan concederse algún capricho con su dinero, por supuesto que sí, pero siempre teniendo una parte del patrimonio a buen recaudo y generando rendimiento.

Lo mejor para su salud financiera, en el caso de resultar agraciados con un premio en la Lotería, es no actuar precipitadamente dejándose llevar por la emoción.

Una vez que ha pasado ese primer momento de euforia, hay que ser conscientes de que se dispone de un patrimonio, que nos puede generar una rentabilidad, con la que podremos gestionar mucho mejor nuestra economía general. 

Para ello, lo más indicado es contactar con un buen asesor financiero, para configurar una buena cartera de inversión, en función del riesgo que esté dispuesto a asumir y de la rentabilidad que esté buscando. 

Con una cartera diversificada de fondos de inversión, planes de pensiones, acciones… se asegurará, no sólo de no quedarse sin dinero en unos pocos años, si no de disfrutar de un capital a largo plazo que le podrá generar rendimientos y que mejorará su situación económica de una manera real y sostenible, y no sólo a corto plazo. 

Imaginen que les toca el primer premio en el sorteo de este jueves, y ganan 400.000€. De estos, Hacienda nos restará el 20% (con los 2.500€ primeros, exentos), lo que supone 79.500€ para las arcas del Estado. 

Le quedarían por tanto 320.500€, de los que supongamos aparta 250.000€ como ahorro, para configurarse una cartera de inversión, y el resto, se lo gasta en lo que considere oportuno. 

Si con esos 250.000€, planifica una cartera bien diversificada y que sea capaz de generarles una rentabilidad de un 3% anual (una rentabilidad bastante asequible, para no asumir demasiado riesgo), estaríamos hablando de que su inversión, habrá crecido en un año en 7.500€, un dinero que sí pueden utilizar para concederse algún capricho, sin tocar su capital principal; o bien volver a invertir junto con el principal. 

Si esto se hace de manera sostenible en el tiempo, les aseguramos, que no sólo no pondrán en peligro su capital, si no que lograrán incrementarlo, ya que es muy importante que veamos ese dinero, como algo que no nos convierte en millonarios, ni mucho menos, si no en algo que nos puede ayudar a mejorar nuestro nivel de vida, planificar mejor nuestra jubilación o darnos un dinero extra todos los años. 

Con este artículo nos gustaría que comprendieran el hecho de que un premio de la lotería, puede ser algo efímero e incluso empeorar nuestro poder adquisitivo a medio plazo, si no se gestiona de una manera adecuada. 

Hoy por hoy, existen muchas alternativas rentables para invertir nuestro dinero, y con la ayuda de profesionales, se puede conseguir que un capital que ha llegado a nuestras manos por un golpe de suerte, se convierta en la primera piedra de un buen patrimonio a futuro.

¡Les deseamos una Feliz Navidad!

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras