Uno de los errores más frecuentes a la hora de invertir en los mercados, y sobre el que creemos que es importante incidir de nuevo, es la precipitación en la toma de decisiones, ya sea cuando estas decisiones están provocadas por la codicia o por el pánico.

En el final del pasado año por ejemplo, se vivió una situación muy complicada que inundó de pánico al sentimiento de los inversores. Hubo quien no puedo aguantar la presión de los mercados y deshizo sus posiciones, lo que echando la vista atrás le habrá supuesto cometer uno de los mayores errores de los últimos años. Es más, los inversores que lejos de dejarse llevar por el pánico, actuaron como solemos aconsejar los profesionales, es decir, aprovechando las correcciones y los momentos de miedo para comprar, han hecho ya prácticamente el año. 

Ahora, estamos viviendo la situación contraria, es decir, un momento de euforia desmedida y quizás poco justificada en los mercados. Somos conscientes de que hay muchos inversores que se han quedado fuera del mercado desde el pasado año o que tienen liquidez y están deseando entrar a comprar. Tomar posiciones a las puertas del verano y en un momento en el que los mercados llevan un fuerte rebote desde el inicio de año, puede llevarnos a comprar en zonas de resistencia, lo que haría que en caso de que los mercados tuvieran una corrección, nuestras inversiones entraran en pérdidas antes y a precios más altos.

Seguimos pensando, que las buenas inversiones se hacen en momentos extremos, aprovechando momentos de pánico para subir riesgo en las carteras y momentos de euforia para rebajarlo. Si nos dejamos llevar por las emociones, lo más probable es que nuestro cerebro nos haga actuar justo al revés de como hay que hacer, lo que provocaría una cadena de continuos errores en la toma de decisiones de inversión.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras