Captura

En nuestro anterior artículo sobre el ciclo económico, hablábamos de la importancia que tiene el conocer las fases que lo componen, para poder adecuar la cartera a cada momento del mismo.

En este artículo, entraremos un poco más en detalle sobre cómo actuar en cada momento.

Cuando la economía comienza a entrar en una fase de ralentización, que puede desembocar en una recesión económica, es importante saber que lo más probable es que los Bancos Centrales bajen los tipos de interés para controlar la economía. Sabiendo esto, esta fase es propicia para adquirir renta fija en la cartera, ya que la relación inversa que hay entre los tipos de interés y los precios de los bonos, hará que adquirir estos antes de una bajada de tipos de interés, tenga como consecuencia un incremento en su precio.

Cuando la economía se encuentra inmersa en una recesión económica, los tipos de interés ya han bajado, y comienza a haber algunas señales de posible recuperación, es cuando comienza a ser interesante comenzar a deshacer algunas posiciones en renta fija, para ir pasándose a renta variable, ya que es en las fases de recesión cuando se inician los ciclos alcistas en las bolsas.

Tras un periodo de crecimiento económico, la inflación comienza a aparecer, por lo que los Bancos Centrales comienzan a subir los tipos de interés en el corto plazo. En este momento, suele ser bueno reducir posiciones en renta variable para dar paso a la liquidez.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras