fbm

La evolución histórica, ratios, consistencia de la gestión, clasificación en ranking, su equipo gestor, etc. Todos estos factores influyen a la hora de seleccionar los fondos de inversión que mejor lo hagan en su categoría.

El raiting de un fondo, nos indica el comportamiento del fondo de inversión y por tanto nos puede decir en parte el valor añadido esta aportando el equipo gestor. Este ranking lo elaboran compañías independientes y especializadas en el análisis de los fondos de inversión (Morningstar, Lipper, Standard & Poor’s, etc). Las principales son:

– Morningstar, la cual solo clasifica fondos a partir de los 3 años de creación. Lo hace basándose en datos cuantitativos es decir, se evalúa un fondo frente a los demás fondos de su categoría en función de la rentabilidad y del los riesgo pasados. Y en función de eso les asigna un número de estrellas:

– El 10% de los mejores fondos de inversión (de una misma categoría) reciben 5 estrellas.

– El 22,5% de los fondos siguientes reciben 4 estrellas.

– El 35% de los fondos centrales reciben 3 estrellas.

– El 22.5% de los fondos siguientes recibe 2 estrellas.

– El 10% de los peores fondos reciben 1 estrella.

– Standard & Poor’s: teniendo en cuenta datos cuantitativos y cualitativos va analizando tanto la rentabilidad que alcanza un fondo, como otros aspectos también relevantes: el grado de experiencia de los gestores (se valora en el tiempo), sectores en los que se invierte, el proceso que siguen en la elaboración de la cartera, grado de concentración de la cartera, etc. Los fondos reciben calificaciones que oscilan de la AAA a la A.

Además de las calificaciones que dan las agencias de calificación, podemos destacar distintos ratios:

El Ratio Sharpe: nos indica que gestor ha sido más eficiente en la gestión del riesgo es decir, expresa la prima de rentabilidad obtenida por cada unidad de riesgo soportado por el fondo de inversión. Cuanto mayor es el Ratio Sharpe, mejor es la rentabilidad del fondo en relación a la cantidad de riesgo que se ha tomado en la inversión.

Ratio de información: se trata de un indicador de la remuneración extraordinaria que logra un gestor como consecuencia de una gestión activa por cada unidad de riesgo a la que ha expuesto su cartera. Por tanto este ratio mide la rentabilidad extra obtenida por el fondo como consecuencia de la habilidad del gestor en relación con el mercado. Cuanto mayor sea el ratio mejor, pues indica que el riesgo adicional en el que está incurriendo el gestor lo está recompensado con una mayor rentabilidad.

– La Beta: mide la variación que experimenta la rentabilidad de una cartera frente a una variación unitaria en la rentabilidad de un indice.

Si la beta es igual a uno su precio se moverá igual que el mercado.

Si la beta es mayor que uno, indica que es un fondo muy volátil y subirá o bajará mas que el mercado.

Si la beta es menor a uno tendrá menor volatilidad que el mercado.

Ratio alfa de Jesen: nos dice el valor añadido por el gestor con la gestión activa, diferencia entre la rentabilidad media de la cartera y la rentabilidad media de su cartera indice. A mayor alfa mayor es el valor añadido por el gestor.

Todos estos, datos que sin duda nos facilitaran a la hora de comparar fondos y tomar una decisión. Aunque lo más recomendable, es siempre, ponerse en manos de un experto.

* Se advierte que dichas opiniones son meramente informativas y que no constituyen un asesoramiento profesional. Por lo que no respondemos sobre cualquiera de las decisiones financieras que tomen los lectores de las mismas.