Ayer vivimos la jornada más importante de la semana, con la intervención del BCE, algo que siempre mueve mercado para bien o para mal.

Todos los ojos estaban puestos en las declaraciones posteriores de Draghi, ya que el mercado daba por descontado la bajada de tipos, y podríamos decir que Draghi no ha defraudado al mercado, una tónica habitual durante su mandato.

Entre los puntos a destacar, tenemos una bajada del tipo de depósito  desde el -0,1% al -0,5%, con la aclaración por parte del BCE de que estos tipos bajos se mantendrán el tiempo que haga falta. Mensaje claramente dovish. 

Por otro lado y como novedad, compensación a los bancos que tengan un exceso de liquidez en el BCE con un sistema para que estos tengan que pagar menos por sus depósitos, y mejora en las condiciones financieras de los prestamos de liquidez a los bancos, alargando plazos de 2 a 3 años.

Y por último lo más significativo del discurso de Draghi. Vuelta a la compra de bonos por parte del BCE (es decir, vuelta del QE), por importe de 20.000 millones de euros mensuales y sin fecha límite. 

Lógicamente, estas medidas corresponden a la visión algo mas negativa sobre el crecimiento económico de la Zona Euro, un crecimiento que según Draghi, no es probable que nos lleve a una recesión, aunque las posibilidades de que esto ocurra han aumentado; así como a la bajada de perspectivas para la evolución positiva de la inflación.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras