Una de las consecuencias que está teniendo la normativa MIFID II en la relación existente entre el cliente y su asesor financiero, es la referente a la necesidad de encuadrar al cliente dentro de un determinado perfil de riesgo, un perfil que será calculado en base a las respuestas que se obtengan en el Test de Idoneidad.

Este Test consiste en una serie de preguntas sobre la situación financiera del cliente, conocimiento de los mercados, objetivos de la inversión, horizonte temporal de la misma y tolerancia al riesgo.

El hecho de que un asesor financiero nos plantee la necesidad de hacer este Test, no debe de ser visto como algo intrusivo o negativo, si no todo lo contrario, como una herramienta que ayudará al asesor a determinar nuestro perfil de riesgo.

Una vez realizado el cuestionario, se obtendrá una calificación en base a la cual nuestro perfil, podrá ser Conservador, Moderado o Agresivo; aunque hay determinadas entidades que incluyen un perfil de riesgo Equilibrado, que sería el intermedio entre Moderado y Agresivo y que ayuda a acercar más cualquier propuesta de cartera a las características de cada cliente.

Así pues, haciendo este Test, el cliente tiene la certeza de que el asesor sabe los parámetros dentro de los cuales tendrá que hacerle una propuesta de cartera, y esto ayudará por tanto a que la inversión esté en todo momento controlada dentro de los límites marcados.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras