No es nada nuevo si les comentamos, que este está siendo un año especialmente complicado para los productos ligados a la renta fija, ya que si vemos la evolución que han tenido de media, los fondos de inversión más conservadores en lo que va de año, esta será en su mayoría negativa.

Es por ello que una pregunta que nos hacen a menudo, es a qué se debe la caída de los fondos que invierten en renta fija, si las previsiones de tipos de interés son al alza.

El motivo no es otro, que la relación inversa que existe entre el precio de la renta fija, y las subidas de tipos de interés. Pero empecemos por el principio.

Cuando compramos algo de renta fija, por ejemplo un bono del Gobierno español, hemos de tener en cuenta tres conceptos muy importantes:

      – Vencimiento del bono. Es cuando nuestro bono de renta fija llegaría a su fin.

    – Cupón del bono. Es la rentabilidad en forma de cupón (mensual, trimestral, anual…), que paga el bono.

    – Precio del bono. Es el precio al cual podemos comprar o vender nuestro bono. Este precio no es fijo, si no que fluctúa en función de las perspectivas del bono, y por supuesto de las perspectivas de los tipos de interés.

Veamos un ejemplo:

El bono de la Comunidad de Madrid con vencimiento 2025, paga un cupón anual de un 1,83% y su precio actual es de 106,8.

Como norma general, los bonos salen a la par, es decir, con valor 100, por lo que este bono de la Comunidad de Madrid se ha revalorizado desde que salio a su venta. Un inversor que haya comprado 100.000€ en este bono, estará ganado más de un 6% solo por su ganancia en precio, es decir, sin contar los cupones.

Cuando suben los tipos de interés, el precio de los bonos tiende a caer, por un motivo muy sencillo. El bono que pagaba una rentabilidad X, será menos atractivo, ya que al subir los tipos de interés, se podrán adquirir bonos que paguen un cupón más alto, por lo que el bono antiguo será menos atractivo y su precio caerá.

Veamos otro ejemplo:

Imaginemos un bono del Gobierno alemán, que paga un cupón del 1% con vencimiento a 2030 y cuyo precio de salida es 100.

Si los tipos de interés suben, lo normal es que el Gobierno alemán comience a ofrecer bonos con un interés más atractivo, por lo que no tendría sentido mantener en cartera un bono que paga el 1% hasta 2030, cuando tendremos disponible, por ejemplo uno que paga el 1,25% hasta la misma fecha.

Por tanto, el bono del 1% a 2030, caerá en precio, pasando por ejemplo a valer 95.

Así pues, alguien que tenga este bono en cartera, y no lo venda antes de la subida de tipos, tendrá una pérdida.

Básicamente, esta es la situación a la que se están enfrentando la mayoría de fondos de inversión que invierten en renta fija. Sus bonos, están perdiendo valor, aunque la duración de los mismos sea a corto plazo.

Es por ello, que los gestores están tratando de hacer una gestión flexible de sus carteras, vendiendo aquellos bonos que están perdiendo valor, y comprando los bonos más atractivos que están saliendo a mercado.

El problema del corto plazo, es que las carteras de los fondos de inversión en renta fija, manejan por norma general muchos millones de euros en bonos, por lo que las rotaciones suelen tardar varios meses en efectuarse.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras