Una de las grandes ventajas de los fondos de inversión, es que nos permiten aprovecharnos de las habilidades en la gestión de un equipo de profesionales cuyo único objetivo es generar rentabilidad al fondo.

Pero, ¿cómo invierten los profesionales?

A la hora de invertir, no es lo mismo buscar inversiones en renta fija que buscar inversiones en renta variable, aunque a grandes rasgos si que hay ciertas similitudes. En ambos casos, hay que hacer un estudio detallado y profundo del activo que se quiere incorporar a la cartera. En el caso de la renta fija, los gestores tendrán que investigar las capacidades crediticias de la empresa o gobierno que emite el bono, entre otros factores; mientras que en el caso de la renta variable, habrá que analizar los fundamentales de la empresa (cuentas, balances, ratios…) para saber si esa empresa está o no a buen precio y si tiene potencial.

Lógicamente, para un equipo de profesionales, es mucho más fácil estudiar este tipo de conceptos que para un inversor particular, que en muchos casos ni siquiera tiene los conocimientos financieros necesarios para tal tarea.

Sin embargo, la gestión profesional de una cartera no consiste únicamente en comprar una serie de activos y mantenerlos de manera indefinida. Además de hacer un seguimiento continuo de la evolución de la cartera, hay que estar atentos a las fases bajistas del mercado, ya que en determinados momentos, los mercados tienen correcciones de cierta importancia, que pueden afectar negativamente a la cartera y para los que hay que tener una respuesta.

En estos casos, los gestores profesionales generalmente utilizan instrumentos para realizar coberturas en sus posiciones, logrando paliar los efectos negativos de la cartera o lo que es lo mismo, ganar rentabilidad con los mercados bajistas.

¿Cómo se hacen estas coberturas?

Lo normal, es utilizar derivados para ello, bien sea futuros o bien sean opciones financieras. Lógicamente, este tipo de instrumentos financieros son complejos y en ocasiones también poco accesibles para el inversor particular. Con el uso de derivados, lo que hacen los gestores es proteger en la medida de lo posible, las posiciones compradas que tienen en cartera, bien sean acciones o incluso otros fondos de inversión. Para ello, o bien abren posiciones bajistas en el propio activo o incluso sobre un índice. Lógicamente cuando los gestores consideran que la corrección del mercado ha terminado, cierran esas posiciones, consolidando el beneficio que con ellas hayan logrado.

Así pues, consideramos que esta ventaja que nos aporta la inversión en fondos de inversión es realmente importante y tiene un alto valor añadido. Además, uno de los principales temores de los ahorradores e inversores novatos, que es precisamente el desconocimiento del campo de las inversiones, se vería solucionado recurriendo a este tipo de productos.

Ahora bien, somos conscientes de que mucha gente pensará, que un fondo de inversión les soluciona el problema de la gestión de la cartera, pero, ¿cómo elegir el fondo de inversión adecuado?. La respuesta a esto es fácil. Contar con un buen asesor financiero, es lo que se necesita para que nuestras inversiones estén siempre vigiladas y sean acordes a lo que necesitamos.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras