Todavía hay muchos ahorradores, que no se atreven a dar el paso a ser inversores, y mantienen su dinero en la cuenta corriente, sin recibir rentabilidad y en muchos casos pagando comisiones de mantenimiento.

Como hemos explicado en artículos pasados, ser inversor no implica liarse la manta a la cabeza y comenzar a asumir riesgos sin control. Para nada. Se puede pasar de ahorrador a inversor de una manera fácil, asumiendo poco riesgo e invirtiendo en productos sencillos.

Pero, ¿Cuál es el primer escalón dentro de las inversiones para un novato?

En primer lugar, nosotros aconsejamos siempre el asesorarse correctamente y consultar a un asesor profesional, ya que nadie mejor que alguien que se dedique al campo de las inversiones podrá ayudarnos a dar los primeros pasos.

En segundo lugar, hay que ser muy conscientes del riesgo que se está dispuesto a asumir. Entendemos que para alguien que está acostumbrado a tener el dinero en cuenta corriente y a lo sumo a contratar depósitos, la idea de perder dinero es algo que descarta totalmente.

Por ello, lo ideal seria comenzar a construir una cartera de inversiones con productos que tuvieran un nivel de riesgo muy bajo, como los fondos de inversión monetarios o los fondos de inversión de renta fija a corto plazo, que serían los fondos de perfil de riesgo más bajo que se pueden contratar.

Llegados a este punto, hay que hacer un matiz importante. El hecho de que un fondo de inversión sea muy seguro, no implica que en un momento determinado pueda tener alguna pérdida. Lo que ocurre, es que este tipo de productos, son aconsejados para comprar a largo plazo, es decir, con un horizonte temporal de la inversión de al menos dos o tres años. Transcurrido este periodo de tiempo, la configuración de estos fondos sí que les permite con una probabilidad muy alta, el haber generado una rentabilidad positiva.

Una vez dicho esto, y teniendo claro que el horizonte temporal de la inversión es también importante (no es lo mismo invertir a tres meses vista que invertir a cinco años vista), otro de los factores fundamentales para un inversor novato, es la de diversificar bien su cartera y no invertir todo su dinero en un solo producto. Por suerte, el campo de los fondos de inversión es muy amplio, lo que permite invertir en tantos fondos de inversión como se desee, buscando que esa diversificación, ayude a disminuir el riesgo global de la cartera.

Teniendo en cuenta estas pautas, consideramos que el primer escalón para avanzar en el mundo de las inversiones está construido.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras