descarga

No vamos a hablar de ropa en nuestro artículo, si no de inversión, como no podía ser de otra manera, pero sí creemos que hacer un símil con el mundillo textil nos puede ayudar a explicar mejor lo que queremos trasmitir.

Generalmente, cuando usted va a comprarse un traje, tiene diversas opciones. Puede ir a una cadena de ropa más o menos cara y comprarse un traje de los que allí tienen; puede comprarse ese traje y hacerle unos ajustes; o puede acudir a un sastre y hacerse un traje a medida.

No hace falta ser muy avispado, para saber, cuál de esos tres posibles trajes, le sentará mejor. El estándar, puede ser muy bonito en la percha, pero a lo mejor puesto le queda corto de manga, o ancho de pantalón. El que se arregla, quizás solvente los problemas de la manga o el ancho de pantalón, pero seguramente no le ajuste como le gustaría. Sin embargo, el que le hace el sastre… Eso es otra cosa, ¿verdad?.

¿Entonces, por qué no hacemos lo mismo con algo tan importante como nuestras inversiones?

Al igual que cada cuerpo es un mundo, cada persona también lo es. Cada uno tenemos nuestra tolerancia al riesgo, nuestro horizonte temporal, nuestras necesidades financieras… Cada inversor es único, y creemos que como tal debe de considerarse.

Por ello les animamos, a que busquen la manera de hacer esa cartera de inversiones a su medida. Es posible hacerlo y cada vez son más inversores los que no solo disfrutan de su traje a medida, si no también de su cartera a medida. 

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras