Captura1

Una acción, es la parte alícuota en la que se divide el capital social de una empresa. Cuando un inversor compra acciones de una compañía, se está convirtiendo, de manera automática en accionista de la misma.

​Como accionista de la empresa, el propietario de las acciones, tendrá que tener en cuenta, que participa en los beneficios de la empresa (si esta reparte dividendos), y en la posible revalorización de las acciones, pero también se enfrenta a las pérdidas que puedan sufrir en su valoración las acciones, e incluso a la pérdida total de la inversión en el caso de que la empresa quiebre.

Es decir, al comprar acciones, el inversor está directamente vinculado a la evolución y buen hacer que tenga la empresa. 

Existen principalmente dos tipos de acciones, la preferentes y las ordinarias. La principal diferencia, es que las acciones preferentes, tienen mayor jerarquía que las ordinarias, en términos de pagos, si la empresa es liquidad. Además, las acciones preferentes, pagan un dividendo fijo cada año y no tienen derecho a voto en la junta general de accionistas.

La mayoría de acciones que cotizan en las principales bolsas europeas, suelen ser ordinarias.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras