mario-draghi-bce

Pocas referencias macroeconómicas de calado en EEUU la pasada semana, pero que nos siguen dejando un mensaje de crecimiento y fortaleza en la economía norteamericana.

Al alza los Pedidos de Bienes Duraderos, una vez más, algo que parece indicar el final del deterioro industrial del país.

También buenos datos para el sector servicios, que ve como el ISM no Manufacturero supera los 57 puntos (recordemos que por encima de 50 puntos, se considera un dato expansivo).

En Europa sin embargo sí que hemos tenido un protagonista destacado, y ha sido de nuevo el BCE.

Draghi, cumplió las expectativas del mercado, y da un guiño positivo al sector bancario con sus medidas. También consigue además una mayor flexibilidad y margen de maniobra en la implementación del programa de estímulos. 

Las principales medidas anunciadas fueron:

Modificación del ritmo de compras mensuales de deuda, que se mantendrá en 80.000 millones de euros hasta marzo de 2017 y posteriormente se reducirá hasta 60.000 millones de euros a partir de abril de 2017 y hasta diciembre de ese mismo año. 

Ajuste en el QE a partir de enero de 2017. Se ampliará la duración del programa de compras en el sector público, reduciendo a su vez los vencimientos desde 2 años a 1 año. Si fuese necesario, el BCE podría comprar títulos elegibles en el QE por debajo del tipo de depósito (-0,40%). 

Las previsiones de crecimiento e inflación para el BCE no han sufrido apenas variaciones a nivel global, mientras que los riesgos siguen a la baja, aunque con una dependencia importante de los acontecimientos políticos.

Se revisan al alza las perspectivas de inflación para 2017, hasta el 1,3% y a la baja las de 2018 hasta el 1,5%. Respecto al crecimiento, revisión al alza para 2017 hasta el 1,7% y sin cambios para 2018, manteniéndose en 1,6%.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras