Los Fondos de Inversión de Retorno Absoluto tienen un tipo de gestión distinta a la convencional, que se caracteriza por perseguir un objetivo, no garantizado, de rentabilidad y de riesgo. Buscan dar una rentabilidad siempre positiva (a medio plazo entre 2-3 años), independientemente de las circunstancias en las que se encuentre el mercado, no toman un índice de referencia como ocurre en la gestión de otro tipo de fondos más convencionales, tratan de estar descorrelacionados con el mercado lo máximo posible. Limitando las pérdidas o incluso también obtener rendimientos positivos en mercados a la baja. Para ello pueden tomar posiciones cortas, futuros, derivados y opciones. Con ello tienen la volatilidad muy controlada.

Este tipo de fondos puede ser muy atractivos en periodos de inestabilidad, son fondos que hacen mucha gestión, pero “no son una panacea”, es decir, no son fondos de inversión garantizados. Estos fondos son aconsejables para una parte de la cartera correctamente diversificada (por tipos de gestión, tipos de fondos de inversión, zonas geográficas, mercados, sectores, gestoras, activos, etc.), ajustada a su perfil inversor y horizonte temporal.

* Se advierte que dichas opiniones son meramente informativas y que no constituyen un asesoramiento profesional. Por lo que no respondemos sobre cualquiera de las decisiones financieras que tomen los lectores de las mismas.