Seguramente, habrán oído hablar en multitud de ocasiones, del peligro que conllevan los productos apalancados. Pero, ¿que es el apalancamiento?

Apalancarse consiste, en realizar una determinada inversión, utilizando más importe del que realmente se dispone. Es decir, se trata de una actividad en la que el inversor, utiliza una combinación de capital propio y crédito para realizar una determinada inversión.

Un ejemplo sería, alguien que configura una cartera de acciones, utilizando su propio dinero, y el de un crédito a la inversión que solicita a la entidad. En este caso, esta persona está invirtiendo por más dinero del que realmente tiene, con las consecuencias que ello tiene, tanto positivas como negativas. Lógicamente, si la cartera de acciones sube, ganará más dinero que si hubiera invertido solo el dinero que tenía propio, pero si la cartera sufre caídas, también perderá más dinero, siendo una parte de este dinero perdido, perteneciente al crédito.

Existen también productos apalancados como los productos derivados, que permiten invertir por un determinado importe sin la necesidad de aportarlo al completo, solamente poniendo un determinado porcentaje de garantías. Por ejemplo, un futuro de Ibex 35, nos permite invertir por un equivalente a unos 102.000€ sin la necesidad de disponer de ese dinero, ya que por norma general, se suelen pedir unas garantías de un 20% de su valor para poder contratarlo, lo que serían unos 24.000€.

El gran peligro de esto, es que no es lo mismo una persona que tiene en cuenta corriente 200.000€ y que contrata un futuro de Ibex 35, que una persona que tiene por ejemplo 30.000€ y contrata ese futuro. Ambos pueden aportar las garantías que requiere el futuro (24.000€ como habíamos comentado), pero este sería es escenario en el caso de una caída del 2% en el precio del futuro del Ibex 35:

 – Cliente de 200.000€ compra un futuro de Ibex 35, que supone una inversión equivalente a 102.000€. Si el futuro cae un 2%, esto supone que su inversión pierde 2.040€, con lo que su cuenta de 200.000€ pasa a valer 197.960€. El resultado para el cliente es de una minoración del valor de su cuenta en un 1,02%.

 – Cliente de 30.000€ que compra un futuro de Ibex 35, que supone una inversión equivalente a 102.000€. Si el futuro cae un 2%, esto supone que su inversión pierde 2.040€, con lo que su cuenta de 30.000€ pasa a valer 27.960€. El resultado para el cliente es de una minoración del valor de su cuenta en un 6,80%.

Por tanto, dense cuenta de los efectos que tiene el apalancamiento, cuando las inversiones que se realizan no resultan favorables. Es muy importante tener esto muy en cuenta cuando se invierte, ya que cuando uno se apalanca, multiplica considerablemente su nivel de riesgo.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras