Una ICO (Initial Coin Offering), es un instrumento que sirve para financiar el desarrollo de nuevos protocolos o productos en el reciente campo de las criptomonedas. Es decir, sería algo parecido a una OPV en las acciones. Lo que se busca con una ICO, es la captar fondos de los inversores, mediante la venta de una determinada criptomoneda, a cambio de su valor en euros o dólares.

¿Por qué traemos a colación hoy está definición?

Somos conscientes, de que todo aquello que esté ocupando la actualidad de la prensa económica, y que además, sea algo que tenga capacidad de dar elevadas ganancias teóricas, genera un gran interés entre algunos inversores. 

No es nada nuevo el que recientemente algunas plataformas hayan incluido dentro de la evolución de las divisas, el tipo de cambio del Bitcoin con respecto al dólar o al euro, y de todos es sabido que aunque se trata de una moneda con una volatilidad tremenda, la revalorización que ha tenido en unos pocos meses ha sido muy amplia. 

Pues bien, hemos conocido recientemente la noticia, de que la Autoridad Europea de Valores y Mercados, ha emitido un comunicado relativo al riesgo para los inversores de las ICO, donde se les informa del elevado riesgo a perder la totalidad del capital invertido en este tipo de ofertas; ofertas que en muchos casos, se ofrecen al inversor sin proporcionarle toda la información o siendo esta inadecuada.

Este organismo, también advierte de la posibilidad de que dichas ICO podrían no enmarcarse dentro de la regulación de la Unión Europea, por lo que los inversores no se podrían beneficiar de la protección que la legislación europea les ofrece.

Por último, la Autoridad Europea de Valores y Mercados ha sido muy explícita al comunicar, que algunas de estas ICO podrían entrañar un riesgo de fraude y blanqueo de capitales

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras