Comentábamos en nuestro último artículo, las medidas que había puesto sobre la mesa Mario Draghi, realmente contundentes, y lo bien que habían sentado estas en el ámbito de la renta variable.

Sin embargo, no solo las bolsas se han visto beneficiadas por la actuación del BCE, si no también los bonos, especialmente los periféricos han acogido con los brazos abiertos estas declaraciones.

Hasta ahora, si queríamos invertir en bonos de máxima calificación crediticia, teníamos que ir a buscar deuda de Alemania, Holanda o Luxemburgo.

Sin embargo, con la política de compra de bonos anunciada por Draghi el pasado jueves, comprar ahora bonos gubernamentales de Italia o España, tiene tanta seguridad como comprar un AAA y así lo están reflejando los diferenciales entre los bonos italianos o españoles y los alemanes o luxemburgueses.

Así pues, no solo los inversores en renta variable deben de estar atentos a los próximos pasos del BCE. También los compradores de bonos deberían de seguir atentamente el desarrollo del QE europeo.