Siguiendo en línea con el comentario que publicábamos ayer, nos sorprende el dato ISM Manufacturero que salió en EEUU de 49,5  frente a las previsiones de los analistas que estimaban 48,5.

Así pues, no podemos decir que el dato sea realmente bueno, ya que por debajo de 50 indica contracción, pero si que fue sorprendente.

Y decimos que fue sorprendente, por que  vistos los malos datos manufactureros que se habían ido conociendo en Europa, con Italia y España presentando recortes con respecto a datos anteriores, y Alemania sin destacar especialmente; se esperaba que EEUU siguiera con ese guión.

Es por ello, que de igual manera que las bolsas europeas y asiáticas han considerado los malos datos, como un incentivo para que los Bancos Centrales actúen, habrá que estar muy atentos al otro lado del atlántico, ya que una sucesión de buenos datos, puede provocar que la Fed se plantee no modificar su programa de actuación para 2016, algo que podría volver a dar volatilidad a la bolsa norteamericana, y por ende a los mercados europeos.