RESUELVE TUS INQUIETUDES FINANCIERAS

Información Financiera por José Manuel García Rolán

Recibimos muchas consultas de lectores que todavía tienen dudas sobre las diferencias que existen entre invertir en un fondo de inversión o invertir en un ETF. En nuestro artículo de hoy, intentaremos explicarlo de una manera sencilla y destacando los principales aspectos a tener en cuenta. 

El fondo de inversión es uno de los productos tradicionales por excelencia para canalizar el ahorro. Es más, a fecha de hoy, es el instrumento de inversión que más dinero mueve a nivel global. Para aquellos lectores que desconozcan qué es un fondo de inversión, podríamos decir que es como una cesta de productos que gestiona un equipo de profesionales, de la cual podemos comprar una parte y aprovecharnos del beneficio que estos gestores vayan obteniendo. 

Las principales características de los fondos de inversión son:

     – Diversificación: Los fondos nos permiten diversificar a nivel geográfico, sectorial, por tamaño de compañías, por estilo de gestión, etc.
     – Optimización en los costes: Comprar un fondo de inversión de renta variable europea por ejemplo, nos saldrá mucho más barato que comprar una cartera de acciones europeas. 
     – Fiscalidad: Los fondos de inversión son traspasables, por lo que podemos diferir el efecto fiscal. 
     – Nos permiten aprovecharnos del beneficio que puede generar una gestión profesional. 

En cuanto a los ETFs, podemos decir que su crecimiento en los últimos años ha sido espectacular. En este caso, es un activo que reúne la  capacidad de diversificación que nos ofrecen los fondos de inversión, con la agilidad de las acciones. Imaginad por ejemplo un producto que nos permita invertir replicando el comportamiento de un índice como el Nasdaq o el DAX, o replicando el comportamiento de un sector como el de la nube, la ciberseguridad o las energías limpias, con la capacidad de comprarlo y venderlo en el momento. 


Las principales características de los ETFs son:

Costes internos más baratos que los de los fondos de inversión.    

Ausencia de gestión: Son productos de gestión pasiva que buscan replicar lo mejor posible a un activo de referencia. 

Agilidad: Se pueden comprar y vender de manera instantánea, como si de una acción se tratase. 


Entonces, ¿cuáles son las principales diferencias entre fondos de inversión y ETFs?


Se podrían destacar como diferencias clave, que los fondos son un producto de gestión activa, y los ETFs son un producto de gestión pasiva. Por tanto, un fondo de inversión nos puede aportar como valor añadido la gestión que realice el equipo gestor del fondo. Lógicamente esto hace que el fondo de inversión tenga unos coste más elevados que los ETFs. Otra diferencia importante, es la agilidad. Aquí el ETF es claramente el ganador, ya que es un producto mucho más rápido a la hora de ejecutar que un fondo de inversión. Finalmente destacaríamos la fiscalidad, que en el fondo de inversión nos permite diferir este efecto mediante el traspaso de fondos, algo que en los ETFs no existe.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario