Si son lectores asiduos de nuestro blog, sabrán que el BCE tiene como objetivo fundamental, el controlar la inflación de la Zona Euro.

Hasta ahora, toda su política monetaria ha ido orientada a ese objetivo, pero sin acabar de lograrlo. Sin embargo, los últimos datos económicos conocidos, sí que muestran una clara mejoría de la economía de la Zona Euro, algo que debería de traducirse en los precios, cosa que no ocurre.

¿A que se debe esta baja inflación?

Fundamentalmente, la fortaleza del euro no ayuda a que la inflación suba, y por tanto no ayuda a que el BCE actúe en otra línea diferente a la que nos tiene acostumbrados.

Sin embargo, podríamos pensar que esta fortaleza del euro, podría llevar a la inflación no solo a no crecer si no incluso a disminuir, algo que tampoco está pasando, gracias a la subida en los precios del petróleo y en general de las materias primas, lo que hace que de momento la inflación en la Zona Euro se mantenga estable, una previsión que es esperable que se mantenga a lo largo de 2018.

Por tanto, sería normal que el BCE siguiera con una línea de actuación similar a la que ha tenido hasta ahora, ya que si bien los riesgo deflacionarios se han eliminado, no se contempla por el momento un escenario de subida en los precios.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita gratuita llamando al 915 48 33 14.

#resuelvetusinquietudesfinancieras