Cuando hablamos de productos de ahorro para la jubilación, a la mayoría de personas les viene a la mente los planes de pensiones o los fondos de inversión, pero, ¿por qué “o”? ¿no sería mejor combinar ambos?

Y es que si nos ponemos a pensar, ambos productos son perfectamente compatibles e incluso recomendables, en una cartera con vistas a preparar la jubilación.

Con los planes de pensiones, tenemos la gran ventaja de la fiscalidad, especialmente cuando tenemos rentas altas o nos sale a pagar en la declaración de Hacienda. Como ya saben, hay una parte de las aportaciones a planes de pensiones que se puede desgravar.

Existe un límite de deducción en las aportaciones y es la menor de las siguientes cantidades: 8.000€ o el 30% de los rendimientos netos del trabajo y actividades económicas.

Con los fondos de inversión, tenemos la ventaja de la liquidez, algo que no tienen los planes de pensiones. Cómo no podemos saber si dentro de un tiempo vamos a necesitar liquidez, es imprudente tener una gran parte de nuestro dinero en productos con restricciones como son los planes de pensiones. Sin embargo, los fondos de inversión, sí que disponen de esa liquidez.

Así pues, tanto planes de pensiones como fondos de inversión, combinados en la proporción adecuada para cada tipo de inversor, es a nuestro parecer una manera eficiente y a la vez segura de ir preparando una futura jubilación, cada vez más necesaria.

Para cualquier duda o consulta, estaremos encantados de atenderles en nuestra oficina en Zurbano 34, Bajo Exterior Derecha. Puede concertar cita (gratuita) llamando al 915 48 33 14.